zz_agua_0

La reforma de la ley 7722, el CAMZA y algunos comentarios sobre esta historia

Arq. Roberto Dabul. 

Observatorio del Desarrollo Urbano -Colegio de Arquitectos de Mendoza.

La reforma de la ley 7722 y lo que desencadenó en la provincia ha generado inquietudes, comentarios y consultas respecto a la posición del CAMZA. Este es un repaso de las políticas que estableció hace años el Consejo Ejecutivo, sus fundamentos y  la historia del desempeño del Colegio en los temas que hacen al territorio, al ambiente y al urbanismo. Es una historia que involucra a mucha gente que ha tenido participación a través de los años en representación del CAMZA.

 

El contexto dentro y fuera del Colegio.

El Observatorio del desarrollo Urbano es un espacio del CAMZA que tiene reglas y  procedimientos para elaborar y dar a difusión informes técnicos de los temas que involucran  a la profesión. Pero hay aspectos que por trascendencia y complejidad, desdibujan los límites de las  disciplinas. Para eso es que hemos promovido la institucionalización de espacios donde se puedan producir intercambios de visiones entre los diversos actores, como los que establece la Ley 8051 de Ordenamiento Territorial y Usos del Suelo y la Comisión de Proyectos Especiales (en la circunscripción de la Municipalidad de la Capital). Ámbitos donde las diversas disciplinas, las ciencias y las técnicas, los conocimientos de los productores, las experiencias de la gestión, logren puntos de encuentro. Donde el pie de igualdad no signifique el desconocimiento de los saberes especializados. Donde estén relativizadas las opiniones de lo que cada uno ignora pero todos puedan aportar sobre lo que conocen. Son generadores de confianza, surgen del respeto y el reconocimiento. Son, ni más ni menos que los espacios de encuentro entre la teoría, la tecnología, la producción y la convivencia. Esa ha sido la política del CAMZA. Crearlos, sostenerlos y fortalecerlos. Si no funcionan como debieran es por falencias de la sociedad de la que somos parte, muy propensa a manipular las situaciones de acuerdo a las creencias  individuales y, en general, reacia a la participación efectiva pero muy volcada a las presencias descomprometidas a través de las redes sociales para dejar las conciencias tranquilas y calmar las ansiedades. Ocurre, también, que los compromisos de las instituciones como el CAMZA no son declaraciones de principios que, desplazada una moda, se remozan y acomodan a las nuevas circunstancias. Se demuestran sosteniendo posiciones en el tiempo. Desde finales de 2006 hasta mediados de 2008 participamos de la discusión y redacción del proyecto de ley de Ordenamiento Territorial y Usos del Suelo. Seguimos su tratamiento desde su presentación en la Legislatura hasta su aprobación en los primeros meses de 2009. Comenzó ahí el funcionamiento del Consejo de Estado para el Plan Estratégico de Desarrollo de la Provincia de Mendoza, que fue aprobado y presentado en coincidencia con los festejos del bicentenario el 25 de mayo de 2010 y fue el acto más importante que se realizó en la provincia. Involucrados con el más auténtico de los compromisos,  esa fría y lluviosa tarde de un día feriado y mientras jugaba la selección nacional de futbol, en la casa de gobierno estábamos las 150 instituciones de la provincia que habíamos participado. Desde ese momento trabajamos para la conformación del Consejo Provincial de Ordenamiento Territorial y posteriormente, la Agencia Provincial de Ordenamiento Territorial. Es en estos ámbitos donde deben plantearse estos temas y donde lo hemos hecho. Son conclusiones que derivarán en decisiones  colectivas que establecerán el rumbo de la provincia.

El Consejo de estado marca el camino para el desarrollo de la provincia.

La APOT coordina y realiza los planes

El CPOT debate los temas y emite opiniones.

No hace falta ponerse a pensar a quién convocar y la forma de discutir porque ya fue pensada y está contemplada en la ley. Tampoco hace falta discutir la representatividad porque los tres cuerpos son muy representativos de todos los sectores de la vida cultural, social, política y económica de la provincia. Y si lo que se reclama es la falta de tiempo para su estudio, tal como lo dice un manifiesto que circuló firmado por científicos del CONICET, será porque durante todos estos años no le dedicaron el tiempo que el tema merecía, desperdiciaron el espacio que tienen a través de sus representantes en la APOT (que es quien hizo el Plan Provincial de Ordenamiento Territorial ) y en el CPOT  (que es donde se lo discutió y aprobó antes de ser presentado por el gobernador en la Legislatura provincial el 1° de mayo de 2014 y de ser aprobado durante el año 2017. Tres años en los que tuvieron la oportunidad de hacer llegar su voz a los legisladores. Para completar los espacios de participación ciudadana y tal como lo establece la ley, el día 15 de marzo de 2014 se realizó la audiencia pública para poner a consideración de la población el Plan Provincial de Ordenamiento Territorial. Instancias dónde manifestar posiciones y desacuerdos hubo. El problema es el descompromiso, la comodidad, la sobrevaloración de las visiones sectoriales que lleva a la nula posibilidad de lograr acuerdos que nos permitan despegar del estancamiento en que nos encontramos. Porque el resultado debe contar con un mínimo de consenso de todos los sectores. Toda otra opinión corre por cuenta de cada uno y lo que cada uno opine no está ni bien ni mal. Son opiniones. 

 

El estado de las cosas

El colegio está involucrado en la ley Provincial de Ordenamiento Territorial desde la primera reunión en el año 2006 (por no hacer referencia a proyectos anteriores) donde comenzó a diseñarse. Y desde el momento de su implementación, participa en el Concejo Provincial de Ordenamiento Territorial. En ese ámbito, donde hay miembros con distintas formaciones y disciplinas en representación de las más diversas instituciones de la provincia (ministerios, municipios, colegios profesionales, ONG, universidades, CONICET, Departamento General de Irrigación, etc.), es donde hemos tratado estos temas y donde el CAMZA ha reclamado que se les dé visibilidad, que no se esquive su debate. Y sobre un tema tan concreto y polémico, hubiera correspondido escuchar opiniones técnicas  a favor y en contra (no solo de gente bien intencionada pero carente de conocimientos técnicos específicos), cosa que reclamamos en todas las oportunidades que pudimos y nunca ocurrió por esta tendencia hipócrita de ser políticamente correctos, querer dejar conformes a todos, no decir lo que otros no quisieran escuchar. Y por la creencia generalizada de que solo existe una posición decente y es la que cada uno esgrime. Pero más que nada, por el miedo de los funcionarios a las ONG autodenominadas «ambientalistas», que han hegemonizado la opinión pública de forma mediática, pero nunca han querido participar en los ámbitos de diálogo, espacios donde, una vez pasada la manifestación callejera y cuando se van los medios periodísticos, corresponde sentarse y dedicarle tiempo para opinar, escuchar opiniones, llegar a acuerdos, manifestar disensos. En lugar de eso, han preferido retirarse de forma estruendosa haciendo rimbombantes declaraciones de principios y acusando a las instituciones representadas de cómplices de algo. Se expresan apropiándose de la calle y consideran que la opinión que puede tener sobre el tema gente como Ricardo Mollo, Natalia Oreiro, Manu Chao o quien sea que cante o actúe, tiene un valor especial  por algo que no llego a entender. No comparto esta tendencia a dejarnos llevar por gente autoritaria con métodos prepotentes. Nada de lo propuesto para llegar a acuerdos y puntos en común puede ser reemplazado por un comité de linchamiento. Durante los 10 años en que representé al CAMZA en este largo proceso desde la diagramación de la ley hasta la aprobación del Plan Provincial de Ordenamiento Territorial nunca se pudo hablar de los modelos de urbanización, por ejemplo. En cuanto a la minería, creo que solo lo reclamó el CAMZA, la SeGeMAr (Secretaría General de Minería de la Nación) y nadie más. No existió voluntad de tratar el tema. Ni desde las distintas gestiones de gobierno, ni desde los representantes de instituciones con posiciones ya tomadas. Por fanatismo, por intereses o por indiferencia. En muchos casos (la mayoría) esto ocurrió cuando nadie se había percatado que algo que se estaba mostrando como un logro, podría ser generador de problemas que no se visualizaban y aparecieron después, como es no haber abierto el debate sobre la minería hace ya 8 años, cuando iniciamos el reclamo. O hace más de 6 años, en julio de 2013, cuando propusimos establecer vínculos concretos entre el CPOT y la Legislatura Provincial para discutir los temas que hacen al territorio de la provincia. Porque antes o después, el plan que surgiera de la órbita del Ministerio de Ambiente iba a tener tratamiento legislativo (Esta propuesta fue aprobada por el cuerpo y después de meses de reclamos para que la Secretaría del Consejo enviara una simple nota a los presidentes de ambas cámaras, se nos dio una respuesta evasiva y acá no pasó nada). Porque la otra opción era hacer como que el tema no existe, negar su entidad y sentarnos a descansar. Y como lo estamos viendo, las cosas entran por la puerta, con reglamentación, límites, cumpliendo normas, o entran por la ventana y se acomodan a los codazos. Parece que mientras nada estalle, preferimos hacer como que nada pasa, mirar para otro lado y vivir en un mundo de ilusiones.

 

Que quede claro. Los funcionarios responsables del Ministerio de Ambiente desde la segunda mitad de 2011 hasta ahora que es Secretaría, las Universidades, el CCT-CONICET, los municipios, Irrigación, las ONG, nadie de todos los que recuerdo exigieron que se tratara el tema cuando se trató el Plan Provincial de Ordenamiento Territorial. Para aprobarlo, para limitarlo o para prohibirlo. Para lo que sea, pero se tenía que tratar. Pero cuando el tiempo pasa las historias se olvidan y hoy, supuestamente, nos tenemos que iluminar con novedades que hace años son viejas y con manifiestos a los que todo ser bien pensante debería apoyar porque lo escribió algún depositarios de saberes oculto o salió de alguna ONG de trayectoria incuestionable. En este mundo dual de buenos buenos y malos malos nada es tan ideal como se pretende mostrar y se quiere  creer, ni existen opiniones privilegiadas que deban ser recibidas con una consideración particular por el solo hecho de provenir de algún sector esclarecido. Hemos estado cuando nadie se daba por enterado. Hemos dicho lo que otros no se animaban. No necesitamos poner cara de preocupación, sacar carnet de compromiso con la sociedad ni tenemos que demostrarle nada a nadie. Todos nos conocen. Saben que nos involucramos y somos frontales. Es inaceptable después de todo esto, tener que escuchar suposiciones agraviantes para con el colegio y la gente que le pone el hombro todos los días, insinuando actitudes cobardes por haber sostenido en el tiempo una posición propia y no expresar lo que alguien supone correcto. El colegio nunca ha flaqueado en el compromiso con los temas ambientales y eso es mucho más que lo que puede decir cualquiera de los que están poniendo como modelos. Por lo demás, cada uno puede tener la opinión que quiera y adherir o no a título personal a lo que coincida con sus convicciones. Es bueno que así sea. 

 

Lo que vendrá

La situación en la que hemos quedado es complicada. En las actuales circunstancias se hace muy difícil sostener cualquier discusión que involucre el modelo de desarrollo de la provincia. Las tecnologías de cualquier rama de las industrias están sospechadas y deben ser puestas a la consideración popular. Los conocimientos técnicos han sido relativizador hasta por los mismos sectores técnicos que han hecho una defensa muy tibia y a destiempo. Hemos rotos los vínculos de confianza  Hay una dirigencia política para la que el golpe recibido no diferenció oficialismo ni oposición. Hay un clima de triunfalismo donde es casi imposible encontrar espacios para acuerdos. Los reclamos en redes sociales pasan de lo razonable a lo caprichoso y detrás de un nombre del que se desconoce a quién representa y quienes son sus autoridades, los mínimos requisitos legales que tiene que cumplir la unión vecinal más modesta, se exige que llegue el agua a Guanacache y a la provincia de La Pampa. Un comportamiento berrinchero,  extorsivo y autoritario que pide lo imposible porque ignora el contexto y las circunstancias. Habrá que esperar a que los golpeados se repongan, los triunfalismos se aplaquen, se calmen los ánimos, y pueda volverse a un clima más reflexivo que permita pensar para dónde vamos. 

Mientras tanto, es un buen momento para reconsiderar lo que tenemos y puede ser útil. No hay nada que inventar. Tenemos las herramientas legales para encauzar un diálogo que involucre a toda la ciudadanía y que sea representativo de todos los sectores. porque con virtudes y defectos la legislación de la provincia ha contemplado la participación de la ciudadanía.

 

Consejo de Estado para el Plan Estratégico de Desarrollo 

El artículo 8 de la Ley 8051 de Ordenamiento Territorial y Usos del Suelo establece quienes conforman el Consejo de Estado para el Plan Estratégico de Desarrollo (*). Después de mencionar a todos los estamentos de gobierno, poder Legislativo y Judicial, dice:

 

«Además lo integrarán los representantes del sector de ciencia y técnica, de universidades locales y organizaciones de la sociedad civil cuyos estatutos propendan al bien común general.»

 

Y ahí está todo. El único requisito es cumplir con lo mínimo para acreditar personería jurídica. No importa si es una unión vecinal, una cámara empresarial, un sindicato, una iglesia, una universidad o un colegio profesional, como es nuestro caso.  Es este el espacio donde se debe discutir qué modelo de desarrollo queremos para la provincia. Hubo una experiencia y fue altamente satisfactoria

 

Agencia Provincial de Ordenamiento Territorial (APOT)

La Agencia Provincial de Ordenamiento Territorial, el organismo encargado de confeccionar los distintos planes de ordenamiento a escala provincial y de coordinar los planes municipales. Se encuentra en la órbita de la Secretaría de Ambiente y está conformada por un presidente (cargo concursado, votado por el CPOT, puesto a consideración del gobernador y refrendado por la Legislatura provincial) y siete vocales. 

1 representando al gobierno provincial

1 al Departamento General de Irrigación

2 por los municipios

1 por las universidades públicas

1 por las universidades privadas

1 por el sector Científico Técnico

Es el órgano que debe tomar contacto con toda la información y la investigación que se genera en la provincia para realizar los planes

 

 Consejo Provincial de Ordenamiento Territorial (CPOT)

Es un cuerpo consultivo presidido por el secretario de Ambiente de la provincia y compuesto por alrededor de 60 consejeros en representación de una diversidad de estamentos gubernamentales, instituciones y sectores. Está compuesto por representantes de los ministerios, municipios, Universidades públicas y privadas, CCT-CONICET, ONG, SeGeMAr, Regantes, ONG, Sectores de la producción y Colegios Profesionales, entre otros. 

 

A esto se debe sumar las audiencias públicas a las que todo proyecto de determinado impacto debe ser sometido y los talleres que se realizan en las comunidades para la elaboración de los planes de ordenamiento municipales. No son pocos los espacios y nadie queda excluido. La diferencia entre las buenas experiencias y las que no lo han sido ha estado en  el compromiso de los participantes por un lado y en la intencionalidad que hubo por parte de los estamentos gubernamentales para manipular la situación y dirigir los resultados. El problema no son las herramientas. Son los vicios de nuestra sociedad y en algún momento deberemos decidir si les hacemos frente o dejamos las cosas como están y nos seguimos victimizando cuando las circunstancias aprietan. Es una situación de crisis y oportunidad. Si se pone algo de voluntad e inteligencia de todas las partes se van a poder encauzar los reclamos de la ciudadanía y llevarlos hacia algún destino. Sea como fuere, con los reclamos expresados como un estado de ánimo en la calle y con el sector político golpeado, no tenemos margen para manipulaciones si lo que se quiere es salir de esta crisis.

 

                                                                                                              

(*) Ley 8051 de Ordenamiento Territorial y Usos del Suelo, 

 

ARTÍCULO 8º: 

CONSEJO DE ESTADO DEL PLAN ESTRATÉGICO DE DESARROLLO Crease el Consejo de Estado del Plan Estratégico de Desarrollo de la Provincia de Mendoza, integrado por los Intendentes Municipales, Ministros de la Suprema Corte de Justicia, Superintendente General de Irrigación, representantes de los partidos políticos con representación parlamentaria y ex Gobernadores de la Provincia. Además lo integrarán los representantes del sector de ciencia y técnica, de universidades locales y organizaciones de la sociedad civil cuyos estatutos propendan al bien común general. Por invitación del Poder Ejecutivo lo integrarán autoridades nacionales con asiento en Mendoza. 

 

ARTÍCULO 9º: 

DEL PLAN ESTRATÉGICO DE DESARROLLO DE LA PROVINCIA DE MENDOZA El Poder Ejecutivo Provincial elaborará y revisará, con una periodicidad máxima de 5 (cinco) años, el Plan Estratégico de Desarrollo de la Provincia de Mendoza a los efectos de combinar y compatibilizar los diferentes planes sectoriales, el plan ambiental y los planes de ordenamiento territorial, provincial y municipales, bajo una estrategia integradora. El Plan Estratégico de Desarrollo de la Provincia de Mendoza, será elaborado teniendo en cuenta todos los mecanismos que aseguren una amplia participación social, y tendrá como coordinador al Poder Ejecutivo asistido por el Consejo de Estado del Plan Estratégico de Desarrollo de la Provincia de Mendoza. El Poder Ejecutivo definirá en la reglamentación de la presente ley la modalidad de la coordinación, convocatoria y elaboración de los documentos respectivos. 

banner_observatorio
omint
seguros2
BANNER

Menú Proveedores